Cómo caminar puede reducir el estrés y mejorar tu estado de ánimo

Caminar y hacer ejercicio tienen beneficios más allá de lo meramente físico. Muchas personas caminan tanto por el bienestar mental y espiritual como por el bienestar físico. Caminar puede ayudarte a reducir el estrés y otras cosas como mejorar tu estado de animo, resolver los problemas de pareja o tener una vida espiritual más profunda.

Cómo caminar reduce el estrés

Caminar puede ayudarte a aliviar el estrés. Caminar te da tiempo para pensar, así como tiempo para alejarte de los factores estresantes de tu vida. Salir del ambiente estresante, respirar el aire y sentir que tu cuerpo se mueve es un alivio natural del estrés.

Puedes reducir el estrés haciendo lo siguiente:

Tómate un descanso

Pon distancia física y mental entre tú y el ambiente que te causa estrés. Levántate y toma un descanso de 15 minutos caminando.

Relaja los músculos caminando

Cuando sufres estrés, tus músculos se tensan. Al adoptar una postura y forma correcta para caminar, relajas los músculos y los pones a trabajar. Para una mayor relajación del hombro y del cuello, prueba a caminar con bastones de senderismo.

Observa y disfruta del entorno

Toma un descanso de tus preocupaciones internas. Observa el entorno que te rodea, disfruta de los árboles, las flores, los pájaros, los jardines, el cielo o incluso los escaparates si paseas por el centro de la ciudad o por un centro comercial.

Reconecta con tu cuerpo

Piensa de la cabeza a los pies en cómo tu cuerpo está trabajando para llevarte con él. Practica al mismo tiempo técnicas de respiración mientras caminas y trabaja en tu forma de caminar. Siente el sol, la brisa, la niebla o la lluvia en tu piel.

Quema calorías por comer en exceso

Muchos de nosotros recurrimos a la comida rápida, alta en calorías cuando tenemos estrés. Caminar es una buena manera de quemar calorías , ya que caminar adelgaza. Levántate y muévete.

Caminar te da tiempo para pensar

«Todos los grandes pensamientos son concebidos mientras se camina», dijo el filósofo Friedrich Nietzsche. Al caminar, el flujo de sangre a tu cerebro aumenta. Te da tiempo para considerar diferentes aspectos de tus problemas lejos de las distracciones de la oficina u hogar. Además, las ideas creativas y las soluciones pueden fluir más fácilmente.

caminar para el estres

Habla y ríe

Elige un compañero divertido para caminar que pueda distraerte de las cosas que te causan estrés. Deja que te entretengan y que saquen tu lado feliz. Juega en los patios de recreo por los que puedas pasar. Déjate llevar y diviértete.

Te sirve como terapia

Elija un acompañante que esté dispuesto a escuchar lo que te está causando estrés, te aconseje y apoye. De esta forma el paseo será muy reconfortante

Amplía tu visión

El estrés puede darte una visión de túnel, reduciendo tu visión del mundo al problema inmediato. Da un paseo y observa lo que sucede a tu alrededor. ¿Qué están haciendo otras personas? ¿Se está mudando un nuevo vecino? ¿Están los compañeros de trabajo preparando una fiesta? ¿Qué están construyendo al otro lado de la calle? ¿Adónde va este nuevo camino para caminar?

Ver qué está pasando a tu alrededor te ayudará a tener una visión mayor a tu problema y a encontrar la solución.

Caminar ayuda a reducir tu presión arterial

El estrés puede tener como consecuencia la presión arterial alta. Los estudios han demostrado que caminar puede reducir la presión arterial y el riesgo para la salud del corazón.

Camina en un parque para aliviar el estrés

Los estudios demuestran que caminar en un ambiente natural tiene mayores efectos para el alivio del estrés que caminar en un ambiente urbano.

Caminar mejora el estado de ánimo y alivia la depresión

Caminar y otros ejercicios libera sustancias químicas felices en nuestro cuerpo de forma natural: las endorfinas. Las personas que caminan a un ritmo rápido para aumentar su frecuencia cardíaca notarán este efecto más que aquellos que caminan a un ritmo cardíaco más lento. Pero incluso a un ritmo más lento, la mayoría de las personas notan una mejora en el estado de ánimo.

Muchos médicos recomiendan caminar y el ejercicio regular como un tratamiento natural para aliviar un ataque de depresión. La depresión está relacionada con la química cerebral. Al hacer que tu cerebro libere endorfinas consigues naturalmente lo que muchos medicamentos recetados y hierbas tratan de hacer artificialmente.

Salir a caminar como parte de un tratamiento efectivo para los trastornos del estado de ánimo alivia la depresión, que también puede incluir terapia de conversación y medicamentos.

Caminar y tu vida espiritual

Caminar le da tiempo para profundizar y considerar preguntas fundamentales: ¿Cuál es el propósito de la vida? ¿Estoy cumpliendo mi propósito en la vida? ¿Qué he hecho para hacer del mundo un lugar mejor? ¿Qué debo hacer? ¿He causado daño que ahora debo reparar? ¿Qué viene después de la vida? ¿Cuál es la mejor manera de vivir el resto de mi vida?

El tiempo que estés alejado de otras preocupaciones y presiones te da tiempo para pensar en estos fundamentos.

Aquellos que trabajan en pensamiento positivo puedes usar el tiempo que estás caminando para crear o reforzar tus afirmaciones.

Caminar puede ser utilizado como el yoga para despejar la mente y hacerse presente al momento o como preparación para la meditación. Puedes reconectar tu mente y tu cuerpo, y perderte en la perfecta expresión de ritmo, respiración, movimiento.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.> ACEPTAR

Aviso de cookies