Qué es mejor un reloj deportivo, una pulsera de actividad o un smartwatch

Hasta principios del siglo XXI, el seguimiento de tu estado físico significaba usar un cronómetro, anotar tu progreso en papel. Hoy en día, cualquier móvil ya mide tus pasos y te realiza un seguimiento.

Actualmente existen tres tipos de dispositivos que pueden mantenerte informado de tu actividad y motivarte para conseguir tus metas: Relojes deportivos, pulseras de actividad y smartwatches. ¿Cuás de ellos es mejor o cuándo conviene utilizar uno u otro?

Todos ellos realizan tres funciones básicas:

  • Controlar tu actividad diaria
  • Mida lass distancias al correr, andar en bicicleta, caminar o cualquier otro actividad al aire libre.
  • Avisarte de llamadas telefónicas, notificaciones y alarmas de tu móvil.

Es decir, los tres dispositivos pueden rastrear la distancia de carrera, monitorizar el nivel de condición física y darte las notificaciones de tu móvil en tu muñeca, pero cada uno tiene sus fortalezas y debilidades.

Los tres dispositivos realizan las tres tareas, pero cada uno de ellos sólo puede realizar una tarea realmente bien, por lo que no existe un dispositivo que sea todo en uno. Así que es mejor elegir una prioridad principal y atenerse a ella.

Si no estás seguro de qué es lo que quieres, te dejo aquí las tres preguntas que te pueden aclarar las cosas.

pulseras de actividad

Cuándo es mejor usar un reloj deportivo

¿Quieres realizar un seguimiento preciso de la distancia y una retroalimentación instantánea de tu ritmo?

Si te preocupa la precisión en cuanto al ritmo y la distancia entonces elige un reloj deportivo, como los que puedes encontrar en webs como comprarelojdeportivo.com. Un reloj deportivo te proporcionará una visión más precisa de lo lejos que ha llegado y lo rápido que vas, tanto mientras corres como mientras caminas.

La ubicación de la muñeca de un reloj deportivo generalmente ofrece una sincronización más segura con los satélites que un móvil que coloca en un brazalete, en el bolsillo o en una mochila. Además, el reloj te permite saber si pierdes la conexión GPS, mientras que el resto de dispositivos podrían no alertarle en absoluto.

La interfaz de un reloj deportivo también es más fácil de usar mientras se está ejecutando. Muchos de ellos dedican botones a funciones de uso común, y éstas pueden ser más fáciles de usar que una pantalla táctil mientras sudas.

Puedes ver el ritmo y la distancia de un vistazo, para que puedas acelerar el ritmo o reducirlo. Los mejores relojes deportivos te permiten mostrar hasta cuatro estadísticas totales a la vez para obtener información rápida sobre otras medidas importantes, como la frecuencia cardíaca (si se combina con un cinturón de pecho o un sensor óptico), el tiempo parcial (por kilómetro u otra medida) y el tiempo total transcurrido.

La mayoría de las pulseras de actividad y relojes inteligentes se limitan a mostrar una o dos de estas estadísticas a la vez, por lo que no son tan útiles durante una carrera real.

Los relojes deportivos también ofrecen métricas más avanzadas, como la cadencia de paso, que no importan a la mayoría de las personas, pero que pueden ser útiles para rastrear si está entrenando para una maratón u otra carrera.

Un reloj deportivo también puede funcionar para otros deportes, como ciclismo, senderismo, natación a distancia o esquí de fondo, en los que el seguimiento de la distancia es un objetivo importante. La mayoría de los relojes deportivos incluso ofrecen la opción en sus ajustes para elegir por ejemplo el ciclismo sobre el correr, y los relojes más caros orientados al triatlón también tienen modos de natación.

Debido a que tienen receptores incorporados, puedes añadir accesorios como una correa de monitor de frecuencia cardíaca dedicada (que es más precisa que los sensores ópticos incorporados mientras hace ejercicio) o sensores de ciclismo para mostrar la cadencia y la velocidad.

Los relojes deportivos también funcionan bastante bien para el senderismo y el esquí de fondo, y tienen aplicaciones especialmente diseñadas para estas actividades.

¿Por qué no utilizar una pulsera de actividad?

Una pulsera de actividad típicamente estima las distancias de carrera usando sus pasos y un acelerómetro, después de que le des la señal de que estás comenzando un entrenamiento. Es una estimación aproximada.

Algunos de los últimos modelos de pulseras de actividad, contienen circuitos GPS a pesar de su menor tamaño. Pero los diminutos chips introducidos en estas pulseras no se pueden comparar con el hardware establecido y fiable (por no mencionar que es más grande) dentro de un reloj deportivo.

¿Por qué no usar un reloj inteligente?

Si corres con tu móvil y usas un smartwatch para mostrar el ritmo y la distancia estás utilizando dos dispositivos caros y frágiles en lugar de uno.

Por otro lado, el seguimiento de su carrera con sólo un reloj inteligente es más adecuado para las personas que corren para estar en forma, no para el ritmo. Algunos smartwatch, tienen funciones GPS incorporadas, que pueden mejorar notablemente su precisión de rastreo de distancia. Sin embargo, con estos se enfrenta al problema más común del ejercicio: el sudor.

Los dispositivos en sí mismos suelen ser impermeables, pero las correas que suelen llevar podrían no serlo. Podrías cambiar la correa cada vez que quieras hacer ejercicio, usar una correa resistente al sudor o hasta incluso ir tirando las correas de cuero y de metal, una tras otra.

Los relojes inteligentes también suelen carecer de compatibilidad con receptores ANT+, lo que significa que no funcionarán bien con los sensores de ciclismo o los sensores de frecuencia cardíaca más precisos, lo que disminuye su atractivo para los deportistas de alto nivel.

¿Por qué usar no tu móvil?

Un teléfono es un compañero de carrera decente si no quieres comprar un reloj deportivo, especialmente si lo usas con una buena banda para correr. Sin embargo, puede ser difícil controlar su ritmo a mitad de carrera si lo lleva en el brazo. Y la precisión del GPS varía bastante de un teléfono a otro.

Cuándo es mejor usar una pulsera de actividad

¿Quieres hacer un seguimiento de tu nivel de actividad diaria y motivarte para seguir moviéndose?

Las pulseras de actividad son las mejores a la hora de realizar un seguimiento en ejercicios moderados como caminar, subir escaleras, sesiones de gimnasio y correr donde la precisión no es tan importante.

Aunque los otros dispositivos también hacen un buen trabajo, la mayoría de las pulseras de actividad duran una semana completa de trabajo entre las cargas (lo que significa que puede usarlos en la cama para controlar su sueño) y son totalmente impermeables (para que pueda usarlos en la ducha).Esto significa que es menos probable que haya lagunas en tus datos, por lo que obtendrás una imagen más completa de tu nivel de forma física.

Los últimos modelos incluso tienen un sensor de actividad incorporado para actividades como yoga, natación o levantamiento de pesas. Las mejores pulseras de actividad también utilizan software, conexiones con redes sociales y objetivos progresivos para seguir motivándote.

Finalmente, aunque que las pulseras de actividad no pueden disimularse como un reloj, de la misma manera que los smartwatches, son mucho más discretos que los relojes deportivos. Como resultado, generalmente son aceptables como accesorios de vestimenta informal de negocios.

¿Por qué no un usar un smartwatch?

Si estás de acuerdo con usar una correa resistente al sudor todo el tiempo, o con cambiar la correa constantemente, un reloj inteligente puede estar bien en el seguimiento de la condición física.

Debes tener en cuenta que los relojes inteligentes deben cargarse todos los días, por lo que no puedes usarlos para seguir el sueño o llevarlos de viaje sin un cargador.

Por lo general, tampoco son totalmente impermeables, por lo que no lo puedes usar para ducharse ni nadar.

Los smartwatchs zumban bastante durante el día, recibiendo las notificaciones de tu móvil y eso puede resultar algo molesto si todo lo que quieres son estadísticas de tu estado físico. Así que a menos que necesites esas características, puedes pagar menos y obtener más con una pulsera de actividad.

¿Por qué no usar un reloj deportivo?

Los relojes deportivos más nuevos se ven bien, como los relojes del día a día. Se han hecho más pequeños con los años, pero todavía se ven grandes en la mayoría de las muñecas y por lo general vienen en colores brillantes, y no se ven muy bien con la mayoría de las vestimentas.

Aunque anuncian su capacidad de recibir notificaciones de un teléfono mientras están conectados a través de bluetooth, a menudo están diseñados para hacerlo sólo cuando están en modo de ejecución activo. En general, un reloj deportivo es más caro que una pulsera de actividad.

¿Por qué usar no tu móvil?

Los teléfonos iPhone y Android que ejecutan Google Fit pueden realizar un seguimiento de sus pasos diarios, utilizando acelerómetros incorporados y otros chips y hardware. Sin embargo, más allá de los pasos, deberá habilitar la monitorización constante de la ubicación en el teléfono, lo que implica un mayor agotamiento de la batería.

Los teléfonos son un poco molestos para usarlos en el seguimiento de las carreras, el sueño, el ejercicio u otras actividades. Y tienes que tener tu teléfono siempre contigo, mientras que hacer ejercicio sin teléfono puede ser un alivio de la conectividad.

Cuándo es mejor usar un smartwach

¿Recibir e interactuar con las notificaciones es tu principal objetivo?

Si recibir notificaciones es tu principal preocupación, entonces lo mejor es que utilices un reloj inteligente. Con un smartwatch puedes monitorizar tus pasos y el sueño, pero normalmente están limitados por una corta duración de la batería.

Los smartwatches son buenos, sin embargo, para transmitir notificaciones y permitir que actúes sobre ellas desestimando, respondiendo, volviendo a twittear, y cosas por el estilo. Aunque los demás productos portátiles pueden recibir notificaciones, normalmente no te permiten interactuar con ellas. Con un smartwatch, también puedes personalizar las notificaciones que recibes, mientras que con los otros dispositivos, normalmente sólo puedes activarlas o desactivarlas.

Últimamente, los fabricantes de relojes inteligentes también se están centrando más en el deporte, pero para tener uno que tenga todas las funciones necesarios todavía sigue siendo más caro que comprar una pulsera de actividad y y reloj deportivo combinados. Sigue siendo un precio muy alto sólo por tener las funciones de notificación.

¿Por qué no usar una pulsera de actividad?

Las pantallas de la mayoría de las pulseras de actividad no son lo suficientemente grandes o claras como para transmitir más que unas pocas letras de texto, por no hablar de los dos párrafos que tu pareja acaba de enviarte. Y no puedes actuar sobre las notificaciones que recibes, sólo verlas o (a veces) desestimarlas.

¿Por qué no usar un reloj deportivo?

Existe relojes deportivos que pueden mostrar el tiempo, así como notificaciones telefónicas cuando no los estés utilizando para correr. Pero llevar un reloj deportivo todo el día con todas las funciones del smartwatch activadas puede agotar su batería, hasta el punto de que no estará listo para una larga carrera más tarde en el día.

Esto anula el propósito de tener un reloj así. Y ademñas, la pantalla y los botones de un reloj deportivo hacen que las notificaciones sean engorrosas de leer o de actuar.

¿Por qué usar no tu móvil?

El propósito de tener un reloj inteligente es estar libre de recuperar, desbloquear y perderse en tu móvil, tantas veces al día y por tanto, dejar de utilizarlo tanto. Aunque un teléfono puede mostrar notificaciones y hacer un trabajo razonablemente bueno en el seguimiento de los pasos, es un objeto que te llama para que te concentres cada vez que lo compruebes.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.> ACEPTAR

Aviso de cookies