Cómo quitar el dolor de rodilla al caminar: Alternativas que no conocías

El dolor de rodilla es una de las molestias más frecuentes a cualquier edad. No es para menos si tenemos en cuenta que soporta, a lo largo del día, el peso de todo nuestro cuerpo. Además, esta articulación es la que nos permite realizar esos movimientos necesarios para poder caminar, andar, subir o bajar escaleras…

Todo ello obliga a la rodilla a soportar una serie de presiones que, con el tiempo, pueden acabar en dolor o molestias.

El uso de calzado inadecuado, una mala posición al caminar, el exceso de peso o la práctica de deporte de forma muy intensa, y sin tomar las precauciones oportunas, son algunas de las causas que pueden generar ese dolor en la articulación.

Solemos ser conscientes de ese dolor en la rodilla al andar o al correr, pero también puede aparecer cuando estamos en reposo. 

¿Qué ocurre cuando las molestias no desaparecen, sino que aumentan con el paso de los días? Ha llegado el momento de buscar una solución que nos ayude a minimizar ese dolor.

La mayoría recurre en estos casos a la ingesta de fármacos como el ibuprofeno para aliviar el dolor y reducirla inflamación. Sin embargo, tomar este tipo de medicación no está exento de riesgos. De hecho, su consumo continuado puede favorecer la aparición de complicaciones en nuestro estado de salud.

dolor de rodilla al caminar

Cómo aliviar el dolor de rodilla al andar

Cuando se trata de una lesión aguda dolorosa, la aplicación de frío en la zona nos servirá para calmar el dolor y reducir la inflamación, pero hay que tener cuidado con no excederse (lo correcto es colocar el hielo un máximo de 15 minutos sobre la zona), ya que puede tener un efecto rebote.

Si dejamos de manera prolongada el hielo sobre la articulación, la circulación de la sangre en esa área se ralentizará.

Una alternativa más eficaz y que genera menos complicaciones es el uso de nuevos dispositivos que podemos encontrar a la venta en las farmacias. ¿Has oído hablar de ActiPatch®?

Se trata de un microdispositivo terapéutico, de uso personal, que utiliza la energía de los campos electromagnéticos para actuar sobre el foco del dolor. Al penetrar en la zona lesionada, consigue reducir la inflamación causante del dolor. Con su uso, también va desapareciendo la sensación de rigidez y limitación de movimiento.

Ventajas de usar ActiPatch® para el dolor de rodilla

  • Es totalmente inocuo para la salud. No contiene fármacos, por lo que no entraña ningún riesgo para la salud, siendo especialmente recomendado para aquellas personas que tienen que tomar muchos medicamentos de forma regular.
  • No se necesita prescripción médica para adquirirlo y lo puedes comprar en tu farmacia más cercana o en la tienda online: www.actipatch.es.
  • Minimiza el dolor pasadas 24 horas. Ayuda a recuperar el bienestar general y quienes lo usan aseguran disfrutar de una mejor calidad de vida. Por este motivo, Actipatch® y deporte son dos palabras que suelen ir unidas, ya que es la solución perfecta para lograr un alivio rápido de las molestias que nos permitirá retomar los entrenamientos en el menor tiempo posible. 
  • Además de disminuir el dolor, Actipatch® fortalece los músculos, acelera la curación de heridas y reduce los edemas. 
  • Resulta muy fácil de usar. Solo hay que colocar el dispositivo sobre la zona afectada y utilizar el método de sujeción que viene incluido en cada una de las presentaciones Actipatch® (cintas adhesivas, rodillera o faja).

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.> ACEPTAR

Aviso de cookies