Cómo motivarte cuando no tienes ganas de hacer nada

Rate this post

¿Cómo motivarte cuando no tienes ganas de hacer absolutamente nada?

Probablemente te hayas dado cuenta de que es difícil estar motivado todo el tiempo.

No importa en lo que estés trabajando, seguro que habrá días en los que no te apetezca aparecer. Habrá entrenamientos que no te apetecerá empezar. Habrá informes de que no tienes ganas de escribir. Habrá responsabilidades que no te apetece manejar. Y habrá “días malos” cuando tu energía y tus emociones estén en su punto más bajo.

Estas fluctuaciones son parte de la vida.

Sin embargo, existen formas de lidiar con estos “días malos” y como realizar lo que tengas que hacer incluso cuando no te sientas motivado.

motivarse cuando no tienes ganas

Cómo motivarse: 3 pasos para desarrollar tu rutina

Paso 1: Tu rutina debe empezar por un paso tan fácil que no puedas decir que no

No deberías necesitar motivación para empezar tu rutina.

Por ejemplo….

Mi rutina de escritura comienza con un vaso de agua. Tan fácil, que no puedo decir que no.

Mi rutina de levantamiento salir a caminar empieza poniéndome las zapatillas. Tan fácil, que no puedo decir que no.

La parte más importante de cualquier tarea es comenzar. Si no te puedes motivar al principio, entonces encontrarás que la motivación a menudo viene después de empezar. Es por eso que tu rutina debe ser increíblemente fácil de empezar.

Por ejemplo, podrías crear una rutina de ejercicios que comience con llenar un vaso de agua. De esa manera, cuando no te apetezca hacer ejercicio, puedes decirte a ti mismo: “Llena el vaso de agua”. Tu única meta es comenzar la rutina y luego continuar desde allí.

Paso 2: Tu rutina debe hacer que te muevas hacia la meta final

La mayoría de las veces, tu rutina debe incluir movimiento físico. Es difícil pensar en ti mismo para motivarte.

Aquí está el por qué….

¿Cómo es tu lenguaje corporal cuando te sientes desmotivado o falto de energía?

Respuesta: No te mueves mucho. Tal vez estás desplomado como una mancha, derritiéndote lentamente en el sofá.

Esta falta de movimiento físico está directamente relacionada con la falta de energía mental.

Lo contrario también es cierto. Si estás físicamente en movimiento y comprometido, entonces es mucho más probable que te sientas mentalmente comprometido y con energía. Por ejemplo, es casi imposible no sentirse vibrante, despierto y con energía cuando se baila.

Aunque tu rutina debe ser lo más fácil posible de comenzar, debe pasar gradualmente a más y más movimiento físico. Tu mente y tu motivación seguirán su movimiento físico.

Paso 3: Repite el mismo patrón cada vez.

El propósito principal de tu rutina inicial es crear una serie de eventos que siempre realizas antes de realizar una tarea específica. Tu rutina inicial te dice: “Esto es lo que pasa antes de que yo haga ___”.

Eventualmente, esta rutina se vuelve tan atada a su desempeño que simplemente haciendo la rutina, te arrastra a un estado mental que está preparado para desempeñarse. No necesitas motivación, sólo necesitas empezar tu rutina.

Date cuenta de que tu rutina inicial es básicamente crear un “recordatorio” para ti mismo. Es el detonante que activa el hábito, incluso si no estás motivado para hacerlo.

Esto es importante porque cuando no te sientes motivado, a menudo es demasiado trabajo pensar en lo que debes hacer a continuación. Cuando te enfrentas a otra decisión, a menudo decidirás simplemente dejar de fumar. Sin embargo, la rutina inicial resuelve ese problema porque sabes exactamente qué hacer a continuación. No hay debate ni toma de decisiones. Sólo tienes que seguir el patrón.

Cómo motivarse: Haz de la excelencia una rutina

Puedes entrenar para el éxito de la misma manera que puedes entrenar para el fracaso.

Hoy puede que estés diciendo: “Necesito estar motivado para hacer algo”, pero te garantizo que no tiene por qué ser así. Si te has enseñado a ti mismo a creer en ciertas limitaciones, entonces también puedes enseñarte a ti mismo a romperlas.

Los patrones que repiten a diario eventualmente formarán la identidad en la que crees y las acciones que toman. Puedes transformar tu identidad y convertirte en el tipo de persona que no necesita motivación para desempeñarse bien.

Esta es la razón por la que es tan importante hacer tu rutina inicial cada vez, no sólo cuando estás luchando con una falta de motivación. Estos pequeños comportamientos refuerzan tus buenos hábitos y los sentimientos que los acompañan. Muy pronto, tu rutina inicial no sólo será un desencadenante que iniciará tu hábito, sino también un recordatorio de lo que estás haciendo y el tipo de persona en la que te estás convirtiendo.

Esta es la diferencia entre abordar la vida como un profesional o como un aficionado.

Si sólo trabajas cuando te sientes motivado, entonces nunca serás lo suficientemente consistente para convertirte en un profesional. Pero si construyes pequeñas rutinas y patrones que te ayuden a superar las batallas diarias, entonces continuarás la lenta marcha hacia la grandeza incluso cuando se ponga difícil.

Rate this post

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.> ACEPTAR

Aviso de cookies