Cómo hacer para no tener hambre y poder adelgazar sin dejar de comer

2.7 (53.33%) 6 votes

¿Te gustaría saber cómo hacer para no tener hambre y así poder adelgazar sin dejar de comer?

Perder peso no tiene nada que ver con pasar hambre. Y es que muchas veces el hambre está en la mente y tenemos que aprender a controlarla.

Para conseguir esto te voy a explicar una técnica con la que aprenderás a comer despacio. Lo mejor de esta estrategia es que puede funcionar para cualquier persona que quiera perder peso y que le guste comer.

Pero antes, vamos a ver qué beneficio tiene comer despacio para adelgazar.

Beneficios de comer despacio

Habrás escuchado cientos de veces que comer despacio te ayuda a comer menos y, por tanto a adelgazar.

¡Y es cierto!

Cuando comes lentamente:

  • Puedes escuchar a la sabiduría de tu cuerpo decir: “Estupendo, ya estamos bien. No hace falta más comida”.
  • Disfrutas el triple de la comida que tienes delante. Todo sabe mejor.
  • Aprendes a apreciar el valor de cada bocado.

Así que si quieres controlar tu apetito, ya sabes, toca comer despacio.

Pero esto es una de esas cosas que lees, dices que lo pondrás en práctica y a los 5 minutos ya se te ha olvidado.

¿Verdad que sí?

Pues con la técnica que te contaré a continuación, volverás a comer disfrutando de los alimentos y te sorprenderás cómo pierdes peso mientras comes hasta estar satisfecho.

¿Quién iba a pensar que algo tan sencillo podría ayudar a adelgazar?

Así que, no estás apunto de aprender la teoría de cómo adelgazar sin pasar hambre, vas a aprender exactamente cómo hacerlo. Paso a paso.

¡Vamos allá!

comer despacio

Cómo adelgazar sin pasar hambre

Seguramente, alguna vez has sentido un subidón de motivación después saber que otra persona ha conseguido tu mismo objetivo.

Entonces tú empiezas con tu propósito pero al cabo de unos días, sin darte cuenta, ya lo has abandonado. Incluso se te ha olvidado.

¡Qué poco dura esa motivación inicial!

Y no es tu culpa, todos estamos hechos así. Pero imagínate por un momento que pudieras elegir el propósito de comer despacio y mantenerlo. Imagina los beneficios que te aportaría.

En serio, imagínalo…

Ahí es donde entran estos 3 pasos para que nunca más se te olvide comer con tranquilidad.

Paso 1: Prepara un recordatorio

La función de este paso es doble:

  • Recordarte a ti misma/o que tienes que usar esta estrategia en cualquier comida.
  • Un misterio que te contaré en el último paso.

Para ello podemos utilizar desde cosas muy sofisticadas hasta un simple post-it.

La más simple: usar un post-it. (RECOMENDADA)

Desde que descubrí lo útiles que pueden ser los post-it los utilizo para todo y, como no podía ser de otra forma, en esta estrategia también.

  1. Escoge el color que más te guste, agarra un rotulador o un bolígrafo y dibuja el mejor reloj que puedas.
  2. Ahora pega ese post-it en el sitio en el que comas todos los días: en el trabajo, en casa de tus amigos o en tu propia casa.

Yo coloqué el mío mirándome fijamente desde la nevera.

Recordatorio con el móvil

Otra opción bastante sencilla es usar una alarma del móvil para que suene a la hora en la que solemos comer.

¡Pero asegúrate de tener batería!

Paso 2: Alarga tus comidas 5 minutos más

La gran mayoría de las personas usa para comer entre 10 y 15 minutos de su tiempo. No es de extrañar que no nos dé tiempo a escuchar al cuerpo decir: “Ya no tengo más hambre”.

¿Cuánto tardas tú en comer? Averígualo.

Tómatelo como un juego. Pero no hagas trampa comiendo más rápido o más despacio de lo normal. Mide tu tiempo y olvídate de que lo estás midiendo hasta que acabes de comer.

Puedes medir el tiempo simplemente con el reloj o si quieres hacerlo de una forma más precisa, puedes utilizar el cronómetro del móvil.

Estarás pensando que no siempre tardas lo mismo en comer, ya que dependerá de lo que te guste la comida ese día, del hambre que tengas o incluso del tipo de comida, pero no te preocupes. Sólo se trata de sacar una media.

Añade 5 minutos a tu marca personal.

¿Ya tienes tu marca personal? Pongamos que has tardado 15 minutos en dejar el plato vacío.

A partir de ya, en todas las comidas vas a intentar que la comida te dure durante 5 minutos más que de costumbre. Es decir: 15 + 5 = 20 minutos de duración.

La idea es sencilla: vamos a alargar nuestras comidas 5 minutos más de lo que duran ahora mismo. Quizás te parezca poco… hablamos después de la próxima comida.

Si de verdad te resulta superfácil esta nueva marca, en vez de añadir 5 minutos, añade 10.

Paso 3: Elige tu anti-recompensa

“Vale, vale, vale. Te he seguido con todo este rollo de añadir 5 minutos más al cronómetro. ¡Pero eso no me va a motivar a comer más despacio!”

Tienes toda la razón. Y aquí es donde viene la parte que hace única a esta estrategia.

Una anti-recompensa es algo que realmente nos fastidia: levantarnos temprano, limpiar el baño, planchar…lo que sea. Es importante que elijas una que realmente odies. En mi caso, y en el de mucha gente, he descubierto que levantarse temprano funciona muy bien.

Siguiendo con el mismo ejemplo: nuestra nueva marca es de 20 minutos. Si comemos en más tiempo, ¡estupendo!

Pero si comemos en menos tiempo, por ejemplo, en 15 minutos, entonces tendremos una anti-recompensa… una forma bonita de llamar a un castigo.

Tienes muchísimas opciones para este castigo.  Si tú también odias levantarte temprano haz lo mismo que yo:

Los minutos que me han faltado para llegar a mi marca, 5 minutos en la comida, los apuntaré en el post-it de la nevera (aquel que usamos como recordatorio).

Lo mismo haré a la hora de cenar. Pongamos que me sobraron 10 minutos en la cena.

Osea que en total hoy tendría que haber estado comiendo durante 15 minutos más (5 min en la comida y 10 en la cena).

¡Me voy a acordar de esos 15 minutos de más cuando suene mi despertador!

¿Por qué?

Porque en lugar de despertarme a las 8:30 de la mañana como es habitual en mí, me despertaré a las 8:15.

Quito a mis horas de sueño esos 15 minutos que hay en el post-it.

Créeme: se notan.

Nunca más se te olvidará comer despacio si la anti-recompensa es suficientemente fuerte para ti.

¿Qué hacer mientras comemos despacio?

Si sigues estos 3 pasos te vas a encontrar con mucho tiempo de sobra en las comidas.

¿Qué puedes hacer para rellenar todo ese tiempo? ¿Qué te parece perder peso?

Por el hecho de comer más despacio podrás notar cuando estás llena/o con más facilidad. Pero yo te recomiendo un par de cosas para disfrutar más de la comida y que puedes incluir en tu nueva forma de comer:

  • Utiliza todos tus sentidos para disfrutar de la comida como nunca antes: huele, mira, saborea lentamente y aprecia la textura de cada bocado.
  • Respira conscientemente. Date el lujo de masticar tranquilamente y después respirar disfrutando de cómo tu cuerpo ingiere todos los nutrientes que le das.
  • Habla: mantén una conversación con tus amigos, novio, novia, familia, etc. Pero cuando vuelvas a por otro bocado céntrate de nuevo en disfrutar de la comida.

Espero que veas los grandes beneficios que tiene comer despacio y cómo puede ayudar esta estrategia.

¿Te ha gustado esta técnica?

2.7 (53.33%) 6 votes

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.> ACEPTAR

Aviso de cookies