Caminar para la ansiedad: ¿Cómo puede ayudarte?

¿Quieres saber cómo puedes reducir o eliminar la ansiedad? Caminar para la ansiedad es un remedio natural y muy efectivo. Te cuento más en este post.

No es un secreto que a veces la vida puede ser dura. Realmente dura. Y, debido a que todas las personas se enfrentan de manera diferente a las cargas diarias que conlleva, puede ser difícil para algunos reducir sus niveles de ansiedad y estrés.

Cuando esto sucede, tendemos a retirarnos del mundo. Pensamos: cuanto menos esté ahí fuera, mejor me siento aquí. Pero eso no es así. Necesitas aire fresco, experiencias para crecer y para evolucionar.

Cuando no se toma en serio, la ansiedad puede contribuir a una gran cantidad de otras enfermedades físicas y mentales, como el TOC, la depresión, el alcoholismo o el abuso de sustancias. Se puede manejar y reducir con tratamiento y diversas actividades, incluyendo el caminar al aire libre.

Se ha comprobado una y otra vez los beneficios del ejercicio externo en la mente y el cuerpo. No sólo puede refrescar tu espíritu, sino que una caminata diaria también puede aliviar tu ansiedad de una manera totalmente inspiradora.

caminar para la ansiedad

Caminar es un buen remedio para la ansiedad

Para entender por qué caminar es bueno para bajar la ansiedad, debemos entender por qué se produce la ansiedad.

La parte del cerebro que controla la ansiedad (la amígdala) es una de las partes más antiguas y primitivas del cerebro. También es la parte que controla la toma de decisiones, así que las dos están entrelazadas. Es por eso que tomar decisiones cuando uno está ansioso es casi imposible, y tomar demasiadas decisiones puede en realidad hacernos sentir ansiosos.

Esta parte «ansiosa» de nuestro cerebro es realmente simple. Es un mono-tarea que sólo puede hacer una cosa a la vez. Y se ha demostrado que caminar desactiva el mecanismo de la ansiedad, así que mientras caminamos, la parte ansiosa de nuestro cerebro puede desactivarse un poco.

La mayoría de la gente no entiende por lo que está pasando una persona con ansiedad. Es difícil entender la vergüenza y la culpa que conlleva tener una ansiedad extrema sin entender primero lo que realmente le hace a la mente humana estar así. Cuando ocurren situaciones estresantes, nos preocupamos. Aunque esto es completamente normal, se convierte en un problema cuando ocurre todos los días y con frecuencia.

Los niveles elevados de estrés producen hormonas como el cortisol y la adrenalina con la respuesta «pelear o huir». Es cierto que estas son hormonas esenciales y son fuentes importantes de combustible, pero cuando no se usan de esa manera, el exceso de hormonas se filtra al torrente sanguíneo. Aparte de elevar los niveles de azúcar en la sangre, estas hormonas pueden causar una serie de otros efectos secundarios físicos y mentales graves, como la ansiedad.

Es crucial que tomes las medidas necesarias para el tratamiento de la ansiedad a fin de evitar que la espiral negativa continúe descendiendo. Caminar es un buen remedio para la ansiedad: un par de calcetines limpios, un par de zapatillas para caminar y un podómetro pueden desempeñar un papel importante para ayudarle a salir de esa espiral negativa.

Empieza a caminar para reducir la ansiedad

Caminar treinta minutos al día puedes ayudar notablemente a reducir tu ansiedad.

Un paseo tan corto como treinta minutos todos los días (o tan a menudo como sea posible) puede reducir tu frecuencia cardíaca, aliviar su ansiedad y aliviar su estrés. Así como la ansiedad crónica y el estrés liberan hormonas en exceso que causan estragos en tu bienestar físico y mental, el ejercicio (y caminar, específicamente) libera endorfinas para sentirte bien, que sirven como analgésicos naturales.

Estas mismas endorfinas ayudan a equilibrar la adrenalina y el cortisol en los sistemas nerviosos, y promueven una serie de otros beneficios para la salud.

Cuando caminamos, es más probable que tengamos pensamientos perspicaces. Es por eso que se habla de personas que hacen reuniones de caminatas en el trabajo para ayudarles a pensar mejor.

La privación del sueño y la inquietud se han relacionado de manera grave con la ansiedad, el estrés y la depresión, y una caminata diaria también puede marcar una diferencia en estos temas.

Incluso cinco minutos de ejercicio, pueden comenzar a reducir los efectos negativos y agotadores de esas aflicciones, pero también pueden promover patrones de sueño más profundos y consistentes. Cuando dormimos más, nuestros cerebros son más efectivos para protegernos y proporcionar la claridad mental que necesitamos para pasar nuestros días, especialmente los estresantes.

Los estudios han demostrado consistentemente que el ejercicio constante y regular puede reducir el riesgo de trastornos de salud mental hasta en un veinticinco por ciento: ese número aumenta a medida que el patrón se mantiene en su lugar.

Cómo establecer una ruta de caminar para la ansiedad

Una caminata diaria no sólo puede ser beneficiosa para tu salud cardiovascular y el flujo sanguíneo, sino para todo tu sistema nervioso. Cultivar una conexión saludable entre la mente y el cuerpo es esencial para tratar tanto las enfermedades y trastornos mentales como físicos, y la ansiedad ocupa el primer lugar de la lista.

Crea la rutina de caminar a diario, o como mínimo 3-4 veces a la semana. Estas son las claves para crear tu rutina:

  • Usa un podómetro o una aplicación móvil para medir tus pasos y márcate una meta semanal alcanzable. Con el tiempo la puedes ir subiendo.
  • Trate de caminar a la misma hora todos los días para crear una rutina.
  • Si no tienes treinta minutos, cinco o diez es mejor que nada. Has establecido una meta semanal y es importante que siempre camines algo para estar más cerca de la meta.

El ejercicio diario, hábitos alimenticios saludables y un sueño de calidad no sólo ayudará a bajar tu ansiedad, sino que te hará sentirse más a gusto contigo mismo.

Dónde caminar para reducir la ansiedad

Caminar en la naturaleza aumenta sus beneficios, según la ciencia. Los japoneses están obsesionados con esto, y han popularizado la idea del baño en el bosque. Muchos estudios realizados en Japón han demostrado que los árboles y las plantas emiten aerosoles que pueden calmar nuestra mente y tener un gran impacto en la biología humana.

Otra manera de mejorar su caminata es ir a lugares expansivos que producen una sensación de asombro. Nuestros niveles de oxitocina aumentan cuando estamos en lugares extensos, que nos hacen decir: «Dios mío, mira esa vista». La oxitocina es la hormona de la conexión amorosa. Creo que es parte de la razón por la que queremos compartir nuestras fotos de la naturaleza: porque queremos usarlas para conectarnos con los demás.

Pero incluso si no vives cerca de un espacio verde y expansivo, yo abogo por que te pongas los zapatos y salgas a la calle. Porque cuando estás ansioso, la idea de tener que salir y encontrar un parque increíble y perfecto con la mejor puesta de sol.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.> ACEPTAR

Aviso de cookies