Caminar en la playa: Beneficios y cuantas calorías se queman

5 (100%) 2 votes

Caminar por la playa tiene bastantes beneficios, a parte de tener la hermosa vista del mar. Vamos a ver los 9 beneficios más importantes de caminar descalzo por la arena de la playa:

9 Beneficios de caminar descalzo por la playa

1. Caminar en la arena requiere un esfuerzo mayor que caminar en una superficie dura. Tus músculos y tendones trabajarán más duro a medida que tu pie se mueva por la arena.

2. Caminar a un ritmo más lento mientras los pies se hunden en la arena requiere más esfuerzo que caminar rápido o incluso trotar.

3. Caminar en la arena requiere de 2-3 veces más energía que caminar en superficies duras.

4. Correr en la arena consume 1,6 veces más energía que correr en superficies duras.

5. Caminar por la arena de la playa es tan relajante que la mayoría de la gente camina más lejos de lo que normalmente lo haría en cintas de correr, por el monte o por un parque. Los pasos del podómetro aumentan sin esfuerzo.

caminar por la playa

6. En lugar de golpear las articulaciones y los pies contra el pavimento duro, la arena actúa como un amortiguador natural.

7. Los estudios dicen que la mayoría de nosotros nos falta vitamina D. Mientras caminas por la playa absorberás la vitamina D natural del sol.

8. Los defensores de la salud dicen que caminar descalzo como mínimo, nos reconecta con la belleza de la naturaleza, lo que ayuda a reducir el estrés a medida que la vida encuentra perspectiva.

9. Para la mayoría de nosotros, quemar calorías es uno de los beneficios de cualquier ejercicio. Uno de los principales beneficios de caminar en una playa es que quemarás de 20 a 50 por ciento más calorías que si caminaras al mismo ritmo en una superficie dura.

Recomendaciones para caminar por la playa

Para un corto paseo por la playa, caminar descalzo está bien, pero si vas a caminar distancias más largas, asegúrate de caminar con un calzado adecuado para ello. Lo ideal es utilizar sandalias para que no tenas de preocuparte por mojarte los zapatos.

Caminar largas distancias en la arena con los pies descalzos puede ocasionar calambres en la espinilla o un tendón adolorido en el talón.

Si mientras caminas en la playa hace calor, toma las precauciones necesarias: usa gorra o sombrero, gafas de sol, toma una botella de agua y no olvides ponerte tu protector solar. Por supuesto, si tienes calor, siempre puedes meterte al agua para refrescarte.

No olvide que uno de los muchos beneficios de caminar en la playa es que caminar es relajante, así que no olvides detenerte y disfrutar del entorno, observando los siempre cambiantes colores del agua y el cielo.

¿Caminar sobre la arena es malo para las rodillas?

La respuesta a esta pregunta puede ser más complicada de lo que piensas. La respuesta corta es depende y la respuesta larga es la que te indico a continuación.

Caminar en la playa puede ser malo para las rodillas, especialmente en el caso de rodillas sintomáticas. Si ya estás experimentando dolor en las rodilla, has tenido una cirugía reciente o estás caminando con cojera, entonces no se recomienda caminar en la playa.

Esto se debe al hecho de que la arena de la playa proporciona una superficie de caminar impredecible y desigual que puede aumentar las tensiones y la carga sobre las articulaciones. Caminar por la arena más blanda requiere un mayor gasto de energía, lo que le obliga a trabajar más duro en comparación con caminar por una superficie firme y uniforme.

El pie se hundirá ligeramente en la arena, proporcionando la menor cantidad de estabilidad, lo que le obliga a usar más los músculos de las piernas. Además, en el caso de que ya tenga dolor e hinchazón en la rodilla, los receptores dentro de la articulación que controlan el equilibrio y hacen cambios en la posición de la articulación en superficies irregulares, se apagan. Esto también cierra los músculos estabilizadores más pequeños alrededor de la rodilla, lo que potencialmente aumenta el riesgo de una lesión mayor.

Caminar sobre la arena más firme cerca del agua es probablemente una mejor opción, pero eso tampoco viene sin riesgo. Primero, debes atravesar la arena más suave para llegar allí. Cerca de la costa, hay una ligera pendiente hacia la arena firme que se puede comparar con caminar por un camino inclinado. Esto puede proporcionar tensiones adicionales a toda la cadena cinética desde el pie hasta la rodilla, cadera y espalda.

Es posible que no lo notes necesariamente al momento de caminar, pero el aumento de los síntomas de dolor e hinchazón en la rodilla pueden aparecer pronto, lo que le hará retroceder aún más.

Caminar o correr en la playa puede ser bueno para las personas sin síntomas de rodilla. Puede ser una gran manera de hacer ejercicio, aliviar el estrés, combatir ciertas enfermedades, mejorar la fuerza y aumentar la energía.

Si no estás acostumbrado a caminar o correr en la playa, se aconseja que empieces muy despacio y vayas subiendo, aunque te sientas bien durante la caminata o la carrera. Algunos creen que debes limitarte a 10 minutos para ver cómo responde tu cuerpo antes de progresar gradualmente.

Para reducir el riesgo de una lesión, prepárate para caminar sobre la arena con los ejercicios de fortalecimiento correctos y asegúrate de variar constantemente las superficies sobre las que camina o corre.

Cuantas calorías se queman al caminar una hora por la playa

Caminar por la playa durante una hora puede quemar entre 400 y 800 calorías. Cuanto más rápido camines, más calorías quemarás. Y si estás en baja forma y tienes sobrepeso también quemarás más calorías.

Teniendo esto en cuenta, puedes quemar entre 3200 y 5600 calorías a la semana si sales todos los días a caminar por la playa durante una hora.

Entrenamiento de fuerza

Incluye ejercicios de fuerza a tu paseo por la playa para fortalecer los músculos. Aunque el entrenamiento de fuerza no quema calorías considerables, reemplaza la grasa con masa muscular.

Tu cuerpo trabaja más duro para mantener tu masa muscular, elevando el metabolismo en reposo para que quemes más calorías a lo largo del día.

Utiliza pesas pequeñas para las manos o para las muñecas y mueve las manos mientras caminas. Trabaja los músculos de la parte inferior del cuerpo levantando las rodillas en alto durante parte de tu paseo. Detente cada cinco minutos y haz una serie de sentadillas o saltos.

Entrenamiento a intervalos

A medida que te vas poniendo en forma, quemas menos calorías haciendo exactamente el mismo ejercicio.

Cambia tu entrenamiento de caminar a una velocidad más alta haciendo entrenamiento a intervalos. Comienza a un ritmo de calentamiento durante un par de minutos y luego camina a un ritmo rápido. Cada cinco minutos, aumenta tu ritmo caminando todo lo rápido que puedas. Mantén esta velocidad durante 30 segundos.

Vuelve a un ritmo lento durante un minuto y luego vuelve al ritmo rápido antes de caminar todo lo rápido que puedas.

Al hacerlo así aumentas drásticamente tu ritmo cardíaco durante los periodos más rápidos, y permanece elevado durante el período de recuperación, lo que resulta en más calorías quemadas.

5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.> ACEPTAR

Aviso de cookies